Marco conceptual

Existe una carencia de conciencia que permita a los individuos y familia enfrentar adecuadamente los problemas de su vida cotidiana.

En la generación de esta conciencia influyen múltiples agentes, por lo que la Asociación, estaría encaminada a ofrecer información, prevención, orientación, y corrección, ante las dificultades que aparecen a lo largo del ciclo evolutivo de la unidad familiar y sus miembros, con el fin de que estos logren desarrollar un liderazgo positivo y de influencia en la sociedad.

De lo que se trata, es de un proceso de comunicación, con el objeto de dar una solución integral a los  individuos, familias y por ende a grupos sociales.  Se trata de crear un clima, donde poder expresar sentimientos, deseos, dudas, etc., para constituir una base sobre las que se asienten las líneas de la maduración personal, así como los aspectos de la dinámica familiar  sana.  De replantear formular formas de interacción y comunicación que caracterizan los procesos que acontecen en el interior del seno familiar y de atajar el dilema o conflicto antes de que se envuelva en la dinámica familiar.

Para ello un equipo de colaboradores voluntarios y de profesionales especializados en distintos  campos, ayudarán a dar respuesta a las personas y organizaciones que así lo soliciten.

Es en este sentido que se habla de “Asesoramiento Familiar”.  Concienciar y formar a los miembros de las familias, en la necesidad de todo ser humano, de alcanzar un desarrollo integral de su persona (espíritu, alma y cuerpo). Prevenir y corregir, buscando en todo momento que tengan el derecho a que se les respete, en su ser integral.

Un organismo, como el que se propone, pretende ser una gran ayuda, para inculcar los principios y valores morales de nuestra sociedad y familia, basados en el respeto por los derechos humanos, la cultura y la salud.

Visión.

Personas integrales, que se conducen por valores morales y espirituales, como elementos vitales de su desarrollo.

Misión.

Ser un portavoz de los valores morales y espirituales en nuestra sociedad, y contribuir al desarrollo integral de la persona, a través de la prevención y corrección de patologías sociales y reorientación del individuo hacia aquellos.